Vivimos momentos muy difíciles en un país que está cambiando día a día. Podemos llorar por la situación y estancarnos en el dolor y la rabia. O reinventarnos, fortaleciendo los lazos familiares y profundizando nuestro proceso comunitario. En la Red Cecosesola todos los días se nos prende el bombillo. Todos los días nos inventamos una solución colectiva.

  • Ana María López, Feria de Ruiz Pineda: Hace dos años, ante el caos (y la violencia en algunos casos) para buscar el número para comprar productos regulados escasos, inventamos el carnet cooperativo y la entrega de números al azar para evitar el aprovechamiento de los más vivos. Todos los puntos de la red Cecosesola nos integramos para evitar que la misma persona comprara varias veces en la misma feria o comprara en varias ferias el mismo fin de semana. A partir de la invención del carnet muchas más familias nos estamos abasteciendo en las ferias.
  • Reinaldo Gómez, del área de la funeraria cooperativa: Ante la ausencia de láminas metálicas en el país, con el consiguiente “bachaqueo” de urnas, pasamos de herreros a carpinteros y aprendimos a fabricar urnas de madera en nuestro taller. Así garantizamos el servicio no sólo a las familias integradas al movimiento   cooperativo sino a cualquier persona de la comunidad que lo requiera.
  • Nerio Rodríguez, de la Feria del Centro: Ante la falta de efectivo: tramitamos más puntos de venta ante los bancos para tratar de que las compras en las Ferias de Consumo se hicieran más rápidas. Cuando se robaron el cableado telefónico en los alrededores de varias ferias, nos tocó comprar puntos inalámbricos de inmediato para paliar la situación.
  • Alfredo Artigas, equipo de compras de Cecosesola: Ante la disminución (de 60% a 18%) de la cantidad y variedad de verduras arrimadas a las Ferias por parte de los productores agrícolas integrados en la Red -por la escasez de semillas y otros insumos- hemos organizado cerca de 20 equipos que salen semanalmente a buscar verduras por todo el centro occidente de Venezuela.
  • Ana Hernández, de la Feria del Centro: Ante el hecho de que estábamos arrumando los pocos carros que tenemos, inventamos un fondo para darnos préstamos para compra de repuestos y reparación de vehículos, cambio de aceite, baterías, etc. Lo nutrimos con la venta que hacemos de jabón líquido y cloro que también es una necesidad de toda la comunidad.
  • Felipe Gómez, de la Feria del Centro: ante la escasez de transporte inventamos sacar uno de los autobuses de Cecosesola en una ruta del oeste hacia el Terminal de Pasajeros. Ayudamos a movilizar personas y además recaudamos algo de efectivo para nuestros compañeros que viven en Sanare o Quíbor y no tienen cómo pagar transporte desde sus hogares para venir a trabajar en las Ferias.
  • Noel Vale, de la Cooperativa El Triunfo: Ante las fallas continuas de las conexiones interbancarias durante la realización de las ferias los fines de semana, nos estamos inventando la recarga del dinero en nuestro carnet cooperativo al comienzo de la semana. Así tenemos la certeza de que la plata para nuestra compra está en la feria y podemos agilizar el pago en la caja, sea de víveres o de verduras, sin depender de que haya línea o no.

¡Hay mil inventos más!

TO BE CONTINUED   (Continuará…)